9 dic. 2008

Navidad: 17 años después


Guardamos nuestra infancia en baúles junto con las ilusiones de navidad y Reyes Magos. Dejamos de escribirle a Santa C. para evitarnos el dolor de que alguien más rompa nuestra lista de deseos, de esperanzas.

Y parece que mientras más crecemos, mientras más nos ponemos viejos, más se nos dificulta creer, sólo creer. Uno se las ingenia para leer a líderes espirituales, llevarnos lo mejor que podemos con el prójimo y creer que enfrentamos nuestra muerte, así como reconocemos nuestra infancia.

Cada navidad, sólo recordamos nuestras manos cuando eran pequeñas, cuando hacíamos cuenta regresiva para abrir los regalos, para ver a los primos que vienen de lejos, para estar con papá.

Hoy hacemos cuentas para ver cuánto podemos gastar, procuramos no resfriarnos y aprovechamos cada minuto libre para descansar.

Durante mi infancia disfruté cada navidad pero también sentía dolor sin saber por qué; pero hoy me doy cuenta de que una parte dentro de mí, me decía que esos momentos morirían con el paso del tiempo y que por más que lo intentara, nunca podría revivir a mi familia, curarle el Alzheimer a mi abuelo, evitarles el divorcio a mis papás, hacer que mi tía y mi abuela se perdonaran, lograr que tan sólo una vez más la navidad fuera familiar y no subdivisiones de aliados.

No me duele el descontrol, yo sé que lo que duele es no poder abrazar esa infancia de nuevo y ver a mi familia como los especialistas en todo excepto como humanos.

Dormir en la sala con un séquito de primos, escuchar a los tíos cantar con una guitarra desafinada igual que su voz. Ver a mi abuela con un chal durmiendo en un sillón. Sentir que durante la madrugada alguien me cobijó y me robó un dulce de la tutsi bota navideña.

Yo no sé si algún día pueda recuperar ese espíritu pues no sé ni cómo lo perdí y cómo es que de pronto uno se empieza a preocupar por cosas.

No sé en qué momento me convertí en un adulto ni en qué momento se me apagó esa ilusión por tener un arbolito de navidad y ver los foquitos en la noche.

Así que aquí te escribo Santa, una carta como hace mucho no te escribía. Mi lista de deseos para navidad:

Querido Santa, este año me he portado muy bien y quisiera me concedieras 10 deseos esta Navidad.

1.-Vivir la navidad como una niña otra vez

2.-Permite que mi familia se reúna sin resentimientos y sólo recuerden el amor que se tienen.

3.-Ayúdame a verle las cosas buenas al presente.

4.-Ayudame a ser adulta el 30% de mi tiempo y niña el 70%.

5.-Dale a mi familia mucha salud el próximo año.

6.-Que todos los animalitos vagabundos del mundo, encuentren un hogar amoroso y el fin de su dolor.

7.-Llena mi bota de dulces

8.-Trae más duendes al desfile navideño de este año.

9.-De paso las temporadas de Avatar.

10.-Un juego para el nintendo wii.

……………………….

PD. Deseo 1. Cumplido.

No dejes de leerme para enterarte de los 9 deseos restantes.



2 comentarios:

Luis Art dijo...

Está muy bonito, yo creo que el 4, también ya se te cumplió

KARLITOS dijo...

Muy bueno . Un saludo desde aqui . Que se te cumplan todos los deseos posibles .