7 jun. 2009

Van Gogh no se cortó la oreja

Hans Kaufman han documentado y publicado un libro llamado "En la oreja de Van Gogh: Paul Gauguin y el pacto del silencio". Tras 10 años de estudios e investigación.

La leyenda popular cuenta que Van Gogh, al padecer de desequilibrio mental y emocional, se cortó su oreja tras una discución en Arles, y la regaló envuelta en un pañuelo a una prostitua.

La investigación de Kaufman comprende la correspondencia personal de Van Gogh y de Gaugin, donde el mochado artista le cuenta a su hermano Theo que le preocupa su amistado con Gaugin quien fuera experto esgrimista, y menciona que por suerte no está armado con metralletas u otras armas más peligrosas.

A pesar de no tener claro si se trató de un accidente o un acto intencional, Kaufman nos dice que ambos artistas decidieron proteger la integrdidad de Gaugin, diciendo a la policía que se trató de Automutilación.

Cualquiera que sea la verdad, el incidente tuvo un efecto dramático en la vida del genio holandés.

El autor continúa diciendo que la versión tradicional de los eventos está basada en evidencia contradictoria e improbable, y que no hay testimonios independientes. Sin embargo otros expertos refutan la teoría del autor de dicho libro.

Año después de que Van Gogh perdiera la oreja, murió de un disparo en el pecho, pero para este entonces Paul Gaugin ya se encontraba viviendo en Tahití donde pintó aquellos cuadros que conocemos que lo hicieron tan famoso.


2 comentarios:

VinCe dijo...

esta historia siempre me recuerda a bukowsky cuando dijo:

Van, las putas no quieren orejas
quieren dinero

supongo que ésa es la razón
por la que fuiste un pintor
tan grande:
no entendías
muchas cosas
más.

vAnina dijo...

Por suerte su oreja no incidió en que su obra fuese tremenda.

saludos!