14 ene. 2009

La guerra de las bodas




Tal cual como en recién casados, con Brittany Murphy y Ashton Kutcher....

Hace algunos años, cuando era niña, le hacia el vestido de novia con servilletas a mi muñeca , se celebraba la ceremonia de casamiento con mi pinguino de peluche el que muy elegante (con traje integrado) se portaba como todo un caballero y juraba fidelidad hasta la muerte. Luego preparaba el banquete con mi juego de te, y todos los osos, ponis, conejos y gatos de peluche, festejabamos la boda hasta que la novia aventaba el ramo.
Al mismo tiempo, mi novio (que yo aún no conocia), se revolcaba en el lodo lleno de mugre y sudor jugando a que era un jedi desafiando su lado oscuro, peleando con extraterrestres moquientos y flatulentos.
Por cierto nunca le pasó por la mente una boda o algo similar.

Da el caso que ahora piensa hacer sonar la marcha imperial o algo por el estilo en nuestra boda y yo respiro hondo pensando que eso le hace ilusión al igual que a mi el té campestre con mis peluches.
Pienso que está bien mientras nadie vaya disfrazado de personajes star warianos.
Pero entiendo el gusto por la guerra de las galaxias, hay unas cosas como ositos super lindos que se llaman ewoks y princesas que son bien inteligentes y senadoras de galaxias enteras, hay héroes, peleas donde muestran sus músculos, maestros tipo millagui y muchos muñequitos bien chistosos.

Ahora, si la boda fuera una ilusión para los hombres al mismo nivel que lo es para las mujeres. eligirian su espada láser, asi como nosotras el ramo.


Bueno, pero que lo avienten apagado
no vayan a degollar a alguien.

No hay comentarios: