5 abr. 2009

A mi no me cae bien el Che

Antes que nada quiero decirles que he sentido temor al escribir lo que van a leer, ya que muchos consideran al Che un hombre perfecto, un mito en vida y mártir internacional tras su muerte; un luchador revolucionario, carismático, visionario, estratega militar, filósofo social, economista, médico y amigo y confidente de Fidel Castro.

También quiero decir que no me gusta ser extremista, procuro no tender demasiado a la izquierda o a la derecha, no creo que la democracia sea la mejor forma de gobierno, ni mucho menos que estaríamos mejor con el peje.

Pero una de las cosas que me molesta es la desinformación, el cegarse a una idea que está basada en el populismo, dejarse influenciar por el liberalismo o el capitalismo. Me gusta admirar a las personas que tienen principios y que de una forma buena o mala, consiguieron algo útil, y que gracias a ellos el mundo es un poco mejor.

Pero el Che no tiene nada de eso, ahora es solo una imagen tomada por Alberto Díaz (Korda), que se ha comercializado demasiado, usada por quienes defienden "ideales" que no promovieron nada, que un oportunista utilizó para llegar al poder, para convertirse en mártir, para dejar al pueblo cubano en manos de Fidel. Para dejar un rastro de 100 millones de personas ejecutadas por no compartir esos ideales.

En fin no quiero remover nada de nadie, mucho menos defiendo a Lenin o a Stalin, solamente veo que en personas como el Che, no tengo nada que admirar, las armas no son la solucion a la paz, sino una forma de tomar el poder a la fuerza. No por esto quiero decir que solo debemos admirar a quienes nos han dejado un legado palpable, muchas veces, si no es qu ela mayoría nuestros grandes personajes nos han dejado ala humanidad una ayuda tácita, ya sea en conocimientos, sabiduría o filosofía como el caso de Gandhi. Sin embargo el Ché se ha convertido en un ídolo de quien, quienes lo idolatran, saben poco o nada de él. Saben que pelaba contra el capitalismo, y tienen de su imagen un estandarte capitalsta a tal grado que si el Che se enterara se volvería a morir. Usan sus playeras manifestandose en contra de la fuerza, sin preguntarse cuantas personas murieron en La Cabaña.

Es fácil para un megalómano predicar, usar su carisma para convenser, y ganarse el fanatismo de muchos. Y se supo ganar a la gente con trabajo voluntario, el cual pronto dejó de ser voluntario y pasó al interes, y obligar a la gente a trabajos forzados. El Ché tuvo la posibilidad de poner en práctica su visión económica como director del Banco Nacional de Cuba y como ministro de Industria. El período en el que Guevara estuvo a cargo de casi toda la economía cubana fue testigo del colapso casi total de la producción azucarera, el fracaso de la industrialización y la introducción del racionamiento en el que había sido uno de los cuatro países latinoamericanos más exitosos en el terreno económico desde antes de la dictadura de Batista. Su período al frente del Banco Nacional, durante el que imprimió billetes firmados "Che", ha sido descrito así por Ernesto Betancourt: "Encontré en el Che una ignorancia absoluta de los principios más elementales de la economía". La capacidad de percepción de Guevara con respecto a la economía mundial fue célebremente expresada en 1961, durante una conferencia hemisférica en Uruguay, donde predijo un crecimiento del 10% en Cuba "sin ningún temor", y para 1980, un ingreso per cápita mayor que el de "Estados Unidos hoy". De hecho, para 1997, el trigésimo aniversario de su muerte, los cubanos vivían con una dieta de: dos kilos de arroz y medio kilo de porotos por mes, 120 gramos de carne dos veces al año, 120 gramos de pasta de soja por semana y cuatro huevos por mes."

En fin es triste ver como se idolatra a alguien, cuyos ideales no los tenía por principios propios. Que irónicamente se ha convertido en icono de las cosas en las que estaba en contra, que luchó por el término de una dictadura para someter al pueblo a otra. Y que hoy en día se ha convertido en un mártir, y que se toma de ejemplo al parejo de los grandes como Luther King, Oscar Romero o Gandhi.

1 comentario:

José Ignacio Martín dijo...

El no se convirtió en ícono de las cosas que estaba en contra sino que lo convertimos, pero el che sigue en el recuerdo como fué. El no se convirtió en martir, también lo convertimos nosotros... Estas bastante errado, lo que leo entre lineas es que no te gusta el che por la figura que hoy es y no por lo que el fué. Fué el hombre mas complejo del siglo XX, un luchador, si eran o no sus principios los defendió a muerte, murió combatiendo hasta en el ultimo momento cuando tuvo la posibilidad de abandonar todo, a esos hombres se los admira porque mas alla de todo lo que haya hecho bien o mal el estaba muy seguro de lo que hacía y no dudaba a la hora de defender sus ideales.

Resumiendo, creo que si no te gusta el che esta bien, pero tu discurso del por qué no te gusta esta muy vacío, es muy pobre y deja mucho que desear.

Saludos!