5 nov. 2008

Llueve metal

En este espacio he pretendido no poner noticias, mucho menos amarillistas, si acaso solo de tecnología o de arte, pero hoy voy a hacer una escepción.


Antes que nada no voy a inluir videos ni fotos, si lo que tienes es morbo, busca eso en otros medios, yo solo voy a hacer una reflexión.


Y es que sucede que el día de ayer una aeronave, donde viajaban funcionarios públicos, cayó justo encima de donde yo pasaba para tomar diario el camión de regreso al trabajo. Ahora me encuentro en otro lado pero igual es mi camino de todos los días.


Y esto lo pone a uno a reflexionar, ese tipo de cosas que todos pensamos, sobre la vida y la muerte, el de si te toca te toca y si no pus no, el valor y fragilidad de la vida entre otras cosas.


Me tocó el mero caos, las ambulancias, patrullas, bomberos todo, me cerraron el paso hubo que caminar junto con mas gente a buscar vías alternas, y finalmente acabé en el metro. Que a pesar de su eficiencia, siempre prefiero evitarlo. En su momento estaba soprendido de la eficiencia delas autoridades, para moverse inmediatamente, hasta que me enteré de que en el avíon hiba gente importante, y bueno, asi pasa.


Ahora pienso si hubiera andado yo por ahí, que habría hecho, creo que habria preferido estar justo en el punto del choque para ni sentirla.


Y al día de hoy, no se creo que de todas formas no podré pasar por ahí, pero eventualmente tendré que hacerlo, espero seguir viendo en esa esquina a un bolero de zapatos que era casi como mi amigo, y un viejito que vendía dulces que alguna vez le tomé aprecio.

No hay comentarios: