21 jul. 2010

El propósito del arte es el deleite

El propósito del arte es el deleite. Esta es la definición del arte que más me gusta, y es así como lo define el pintor francés del siglo XVII Nicolas Poussin al arte.

Cada quien tiene su modo peculiar de apreciar las cosas hechas con forma y belleza, cada uno le damos un sentido, aunque siempre es recomendable intentar traducir el mensaje que el autor de la obra intenta transmitir, o el sentimiento que lo llevó a realizar su obra.

Las bellas artes, es decir, la arquitectura, la escultura, la literatura, la danza, la música y la pintura, reflejan esta definición a pesar de no envolver todas las artes existentes, sin duda los planteamientos vanguardistas dicen que el arte es cualquier obra que refleja y asocia a la belleza, aunque el concepto de belleza como sabemos, depende más del observador que del propio artista.

A pesar de que como mencionaba, casi cualquier cosa puede ser arte, como un gnomo de arcilla para el jardín, una rana pintada de colores, o un triste payaso con cuerpo de bolitas y traje de terciopelo.

No cabe duda que el arte siempre está detrás del ojo que lo mira, sin embargo desprendiendonos un poco de las pautas y las reglas que lo limitan, me gusta pensar que el arte existe para satisfacer a su autor, y deleitar durante su ejecución o contemplación.



Couples (Margit & Karl-Heinz) | Matt Saunders
Oleo sobre mylar

Dos ambiguas siluetas de una pareja, una desnuda en color magenta, contrasta con el traje negro de la otra y el desvaído fondo menta. Escena tomada de la película Martha (1974), donde el marido sádico abusa de su bronceada pareja. El efecto de los colores lo consigue Saunders pintando sobre el anverso y reverso del mylar, dejando así que la luz alcance sus tonalidades a placer. Despojados de la narración del director, Saunders coloca a estos personajes con un juego de ilusión frente a la realidad, en el que la perversa figura de color gris, se contrapone a la fina membrana de pintura sonrosada, palpitante y mucho más real.